lunes, 25 de abril de 2011

literatura de oficinas





Ahí nomás se puede leer una nota para la que me estuve quemando las pestañas durante unos meses. Ahora quedé con los párpados lampiños y la satisfacción del trabajo realizado...