sábado, 2 de abril de 2016

llueve, si tenés suerte, en el corazón de la manzana


Si tenés suerte
un día llueve hacia el lado correcto
y podés dejar abierta la ventana
y entra el arrullo
y el olor de la calle mojada
y suena la música que tiene que sonar
y todo es perfecto
la tristeza
la melancolía
la esperanza
fluyen sin esfuerzo
sin dolor
como parte de una misma cosa
mirás cómo se mojan los techos
en el corazón de la manzana
y los árboles se quedan quietos
todo está quieto
y vivo
y quieto
si tenés suerte
un día entendés
que dejarse llover
es más fácil de lo que parece
y que todo pasa
después de la pausa
porque todo
siempre
pasa.