jueves, 22 de junio de 2017

dejarlo todo


Dejarlo todo
agotarse
vaciarse hasta
la última gota
abandonar
dejarlo todo
como está
dejarse caer
con todo el peso
convencido
dejarlo todo
decididamente
todo
hasta el final
que no quede
nada
no guardarse
no escatimar
dejarlo todo
rendirse
de una vez
por todas
dejarlo todo
                     y ya.

sábado, 3 de junio de 2017

entre los juncos


En el frío
el agua acaricia
los juncos
se mecen
modulando el silbido
sostengo
soy el cazador
                       y la presa.

lunes, 30 de enero de 2017

maría y el viento



A Maru, desde acá...




El viento sopla tu nombre
se revuelve, en espasmos
se crispa
arrecia
se debate
entre todo lo que trae
y lo que no puede llevarse.


domingo, 25 de septiembre de 2016

cosmos


I
Después de la tormenta
doy vueltas con mi sed
el anhelo de la sombra
quema en la garganta
me siento vulnerable
todo parece tan grande
tan hondo
en esta hora silenciosa
de la noche
el viento arrasó mi ciudad y
no sé cómo decir a mis amores
que los quiero
todo está tan sucio
entre las raíces
arrancadas al asfalto
se argamasan pibes chorros
por debajo de los troncos
todo tan sucio
carniceros furiosos
arremeten con sus autos
todo tan caos
como una media
la ciudad
todo el amor revuelto
indiscernible
borroneado
en qué monstruoso estado
quedó todo
tan caos
tan lágrima
tan sombra sucia
una ciudad en guerra
un campo sangre
sembrado de palabras
en desorden
asfalto estéril
en el que nada crece
salvo la noche y
la risita de los caños
qué diría Heráclito
del agua que corre en las paredes
no nadaré dos veces
no dormiré dos veces
no amaré dos veces
no moriré dos veces
en la misma noche
destrozada por el viento.

II
Aferrado a las astucias
a las definiciones
tan cosmético
tramposo
Ulises de pacotilla
un nadie
disfrazado de cordero
el que habla pierde
me digo y
abrazo los restos
de un espejo
mientras todos corren
en esta Troya rota
el que habla pierde
me digo y
en cada otro hay
un carnicero
una hiena
una ráfaga asesina
que arranca pibes chorros
de raíz
y los ofrenda al silencio
de la noche
para que todo acabe
para que todo empiece
para que todo
cosmos.

domingo, 31 de julio de 2016

orilla


Me orillo
trazo una estela de mí
me envuelvo
con ella
y
con ella
me opaco.

puntuación



"Narraba como un buzo buscando el fondo". Novela.

"Narraba como un buzo, buscando el fondo". Cuento.

"Narraba como un buzo: buscando el fondo". Chiste.

"Narraba como un buzo: 'buscando el fondo'". Sarcasmo.

"Narraba, como un buzo buscando el fondo". Poesía.

viernes, 20 de mayo de 2016

abisal


La noche es un sonido
intermitente
en la profundidad
una luz tenue
a kilómetros del aire
el compás en v
sobre la mesa
el mapa
la línea
el punto
acá
nos han vencido
no volveremos
a la patria
ni a la casa
ni al amor
la noche es el fin
agónico y oscuro
en esta cáscara de tuercas.

sábado, 2 de abril de 2016

llueve, si tenés suerte, en el corazón de la manzana


Si tenés suerte
un día llueve hacia el lado correcto
y podés dejar abierta la ventana
y entra el arrullo
y el olor de la calle mojada
y suena la música que tiene que sonar
y todo es perfecto
la tristeza
la melancolía
la esperanza
fluyen sin esfuerzo
sin dolor
como parte de una misma cosa
mirás cómo se mojan los techos
en el corazón de la manzana
y los árboles se quedan quietos
todo está quieto
y vivo
y quieto
si tenés suerte
un día entendés
que dejarse llover
es más fácil de lo que parece
y que todo pasa
después de la pausa
porque todo
siempre
pasa.

sábado, 18 de julio de 2015

otra Cenicienta es posible...




- Pa, al final... Cenicienta y el príncipe se casaron, ¿o no?

- Ya te conté la historia, Miguelito, ¿no te acordás?

- Sí, pero hoy Dieguito me contó en el jardín que la historia terminó de otra manera y que los papás y las mamás siempre cambian las historias porque no quieren que sepamos que el mundo no es de color rosa y quieren prepararnos para las vicisitudes de la vida que tantas preocupaciones nos traerán cuando ingresemos en el mundo adulto y que además esa práctica tan vinculada al ejercicio de la paternidad y la maternidad de mentirnos a los hijos estructura sobre nuestras conciencias una dinámica que nosotros mismos pondremos en práctica cuando nos toque asimismo cumplir el rol de padres.

- ...

- Dieguito me contó que el príncipe encontró a Cenicienta sí y que se casaron sí pero que la frase final de que fueron felices y que comieron perdices no se condice con la verdad pura verdad porque en realidad no había perdices que comer porque el mundo en el que se desarrollaron los hechos no estaba en el pasado sino que estaba en el futuro porque el cuento se lo contó un viajero del tiempo a una persona que lo empezó a contar y a contar y entonces ahora lo sabe todo el mundo pero lo remiten al pasado porque no pueden aceptar que el ser humano tiene la capacidad de viajar a través de los tiempos porque no entra dentro de los paradigmas científicos de la época y que entonces resulta que el cuento de Cenicienta no es un cuento sino que es una historia real pero deformada y que en realidad no ocurrió sino que ocurrirá pero que eso da lo mismo porque si el tiempo es circular como aseguraba Einstein lo que ocurrió volverá a ocurrir y lo que ocurrirá ya ha ocurrido innumerables veces y que la historia de la Cenicienta y el príncipe ocurrió y ocurrirá en el futuro y que ese futuro es más negro que la pieza cuando me apagás la luz a la noche porque nos encaminamos a la explosión social en este sistema capitalista que el ser humano tan cruelmente se ha procurado a sí mismo y cuya propia lógica hace que la marginalidad deje de ser marginal porque cada vez es más mayoría y que los marginales van siendo los que tienen perdices que comer.

- Miguel...

- Y que entonces en ese mundo que ahora es nuestro futuro pero que ya pasó en otro momento el príncipe y la Cenicienta se casaron pero distaron mucho de ser felices porque estaban muy concentrados en las miserias que su pueblo y ellos mismos estaban sufriendo y que una persona no puede ser realmente feliz cuando sus pares no lo son y que si dice y se dice a sí misma que es feliz es porque tiene muchos problemas psicológicos y se tiene que hacer tratar porque no puede asumir la propia infelicidad.

- Hijo, escuchame...

- También me contó que motivados por esa infelicidad y por la de todo su pueblo encabezaron un proceso revolucionario por el que las cosas nunca volvieron a ser iguales y que ya nunca nadie gobernó a nadie porque la gente se dio cuenta de que tenía que ser buena y que si se repartían las perdices que había alcanzaba y sobraba para todos y no había motivo por el que pelearse y entonces no había motivo por el que tuviera que surgir una persona que hiciera de juez y por tanto que pudiera ser corrompida porque no por ser juez se deja de ser persona y que el error está en atribuirle a una persona las características de un dios porque los dioses no existen sino que son construcciones del hombre y que no es el hombre el que está hecho a imagen y semejanza de dios sino al revés por el puro egocentrismo del ser humano y que como en realidad el futuro también es pasado y siempre se dijo que hay que aprender del pasado nosotros teníamos que aprender de la historia de la Cenicienta que se casó con el príncipe y empezar a compartir las perdices antes de quedarnos sin y como no teníamos perdices en el jardín él me convidó de su sanguchito y yo le di de mi chocolatada y seguimos pintando en el papel sin importar de quién eran los crayones.