domingo, 25 de septiembre de 2016

cosmos


I
Después de la tormenta
doy vueltas con mi sed
el anhelo de la sombra
quema en la garganta
me siento vulnerable
todo parece tan grande
tan hondo
en esta hora silenciosa
de la noche
el viento arrasó mi ciudad y
no sé cómo decir a mis amores
que los quiero
todo está tan sucio
entre las raíces
arrancadas al asfalto
se argamasan pibes chorros
por debajo de los troncos
todo tan sucio
carniceros furiosos
arremeten con sus autos
todo tan caos
como una media
la ciudad
todo el amor revuelto
indiscernible
borroneado
en qué monstruoso estado
quedó todo
tan caos
tan lágrima
tan sombra sucia
una ciudad en guerra
un campo sangre
sembrado de palabras
en desorden
asfalto estéril
en el que nada crece
salvo la noche y
la risita de los caños
qué diría Heráclito
del agua que corre en las paredes
no nadaré dos veces
no dormiré dos veces
no amaré dos veces
no moriré dos veces
en la misma noche
destrozada por el viento.

II
Aferrado a las astucias
a las definiciones
tan cosmético
tramposo
Ulises de pacotilla
un nadie
disfrazado de cordero
el que habla pierde
me digo y
abrazo los restos
de un espejo
mientras todos corren
en esta Troya rota
el que habla pierde
me digo y
en cada otro hay
un carnicero
una hiena
una ráfaga asesina
que arranca pibes chorros
de raíz
y los ofrenda al silencio
de la noche
para que todo acabe
para que todo empiece
para que todo
cosmos.