viernes, 14 de enero de 2011

haikus (II)


Ero-haikus, o los efectos del sol en la sesera...

I
busco la sombra
y sólo está ella
sobre el médano

II
no habrá después
si quemamos el tiempo
en la mirada

II bis
no habrá después
si ardemos de golpe
en la mirada

III
entre los ojos
ha nacido un puente
el no lo sabe

IV
no hay secreto
cuando huya el viento
llevará tu voz

V
escribir tu piel
hasta que se acabe
y después morir

jueves, 13 de enero de 2011

boomerang


El semáforo está en rojo. Desde la ventanilla del auto estacionado, el muchachito hace un movimiento con la mano y modula excesivamente la frase, como para que se lean los labios:
- ¿Me dejás pasar?
Desde el taxi le devuelven un meneo negativo de cabeza.
-¿No me dejás pasar?
Nuevo meneo negativo de cabeza y frase ininteligible. El muchachito retrocede un poco el auto hasta colocar las ventanillas abiertas a la misma altura.
- ¿Cómo decís?
- Son las reglas del juego.
- ¿Las reglas del juego son que no hay que dejar pasar al otro?
- Sí.
- Qué juego feo, ¿no?
- ...
- ...
El semáforo cambia a verde.
- Bueno, pasá, pasá.
- Muchas gracias.
El auto estacionado acelera moderadamente, y pasa delante del taxi. El muchachito saluda con la mano y se va. La vida continúa. Qué lindo es transgredir las reglas.