viernes, 23 de agosto de 2013

la baba del sintagma


Dislocar la palabra
como se disloca
un cuerpo
estirar cartílagos
junturas
tirar de los piolines
retorcer las fibras
hurguetear la culpa
la risa
los humores
palpar los bordes
pilosos
            porosos
                         primorosos
lamer el miedo
adentro
             más adentro
tensar el eje
comprimir el verbo
buscar el alma en
la baba del sintagma
y luego
con sorpresa
y ya sin aire
...
quedar allí
                 en suspenso.

llamaradas


Se mueve la entraña
se tuerce
se troca
se retrueca
crece
para abajo
se hunde
en repliegues
gira
se comprime
late
contenida
y salta
finalmente
en llamaradas
biliosas
viciosas
viscosas
que escupiendo
hipando
rengas
te cuentan
un cuentito
y estiran
una rosa.

Escrito con algún objeto punzante en la parte interior de la cáscara de una mandarina. La reconstrucción llevó meses. Terminó anoche, mientras nevaba.

jueves, 22 de agosto de 2013

nombres


Quedate tus misterios
(no los quiero)
el juego dulce y lacerante
del ademán
guardalo
(es tuyo)
quedate la incógnita
el velo
los espejos
los nombres
y nombres
y nombres
tus infinitos nombres
tenelos
quedate los silencios
las elipsis
el verbo porfiado
quedate el trabalenguas
(no lo quiero)
quedate aquellas lágrimas taimadas
los soslayos
quedate los secretos
las luces escondidas
llevate este dolor
(es tuyo)
este resentimiento
y devolvé mi nombre
el mío
el que robaste
traelo
que ando desnudo

y es invierno. 

De un papel doblado cuatro veces y mojado por la lluvia. Sin nombre.

domingo, 11 de agosto de 2013

Charles Bukowski (I): el poeta y el crítico


sobre la lectura de una crítica

es difícil de aceptar
y buscás en la habitación
a la persona de la que están
hablando.

no está ahí
no está acá.
se fue.

cuando llegan a tu libro
ya no sos más
tu libro.
estás en la siguiente página,
el siguiente
libro.

y peor,
ni siquiera entienden bien tus viejos libros.
te dan crédito por cosas que no lo
merecen, por claves que no están
ahí.

la gente se lee a sí misma en los libros, forzando
lo que necesita y descartando lo que
no.

los buenos críticos son tan raros como los buenos
escritores.
y si me hacen una buena crítica o
una mala
no tomo ninguna
seriamente.

estoy en la siguiente página.
el siguiente libro.


De Betting on the muse: poems & stories. Black Sparrow Press, 1996.