lunes, 30 de julio de 2007

sonría...



Sr. Autoridad llega al depósito del comercio cuando los muchachos están descubriendo el Google Earth. Como cualquiera sabe, lo peor que se puede hacer al ser sorprendido en flagrante infracción es tratar de ocultarlo... muchachos, pues, siguen acercando el objetivo del Google Earth sobre la ciudad que contiene el comercio que contiene el depósito que los contiene a ellos, ahora bajo la curiosa mirada de Sr. Autoridad. Y es que la mirada de Sr. Autoridad es curiosa, y no inquisitiva, porque Sr. Autoridad es, dentro de todo, un ser bastante simple, y se deja embaucar por los modos serenos y despreocupados de los muchachos.

- ¿Qué ven?- pregunta, y hace ese ruidito desagradable con la boca, como escupiendo pero sin escupir: como si fuera un rifle humano de aire comprimido.

- El negocio...- dice maliciosamente alguno de los muchachos, intentando su tiro de gracia. Lo logra, y Sr. Autoridad se acerca aún más a la computadora, ya partícipe y, por lo tanto, invistiendo la ociosa ocupación de carácter legal.

- ¿Pero no había un filtro sobre la ciudad? - pregunta Sr. Autoridad, mostrando algo de información sobre el asunto.

- Parece que no...- dice otro, subrayando con el tono que se trata de algo obvio, y que la información de Sr. Autoridad no vale un carajo, por lo que mejor sería que no se hiciese el pistola. Todo eso con el tono, porque decir, decir, claro, sólo dice "parece que no".

Y es entonces cuando Sr. Autoridad va y lo hace: con su tono más grave, más inteligente, más perspicaz, comienza la frase... "Si nosotros podemos ver esto.. - se aparta un poco hacia atrás, levanta la vista hacia el techo y entrecierra los párpados con los ojos clavados en el taparrollos de la cortina metálica- ... ellos ya están ahí". Y se queda tan campante.

sábado, 28 de julio de 2007

hombre solo (II)



CANCION
Sólo un hombre errando solo
solo, a solas con Dios
un hombre solo en la calle
errando a solas con Dios.

Leopoldo María Panero (Madrid, 1948).
Desde la década de los setenta ha estado durante largos períodos de tiempo recluido en hospitales psiquiátricos, desde donde ha escrito la que para muchos es una de las obras poéticas españolas más interesantes de los últimos años.
"Poesía completa. 1970 - 2000". L.M.Panero. Colección Visor de Poesía

viernes, 27 de julio de 2007

opciones para un guitarrero en viaje


¿A dónde lleva, guitarrero, tu viaje? El día se bifurca...

Opción uno: guitarrero hacia el poniente.
Dejás la casa con la parra, con la risa, con el agua fresca del pozo. Atrás queda el día. Te vas sereno.

Opción dos: guitarrero hacia el levante.
Dejás la música, la mesa del fondo, el vino derramado sobre la madera. Atrás queda la noche, quedan sus ojos... hasta tu sombra quiere quedarse.

Pueden ver otros dibujos como éste en Dibujadero

jueves, 26 de julio de 2007

aparecer después





fue por primera vez esa mañana
en que alborozado vi caer un manojo de hojas
y comprobé en la calle
y presentí en el aire
y descifré en el apretujado canto de las aves
un reclamo de otoño esa mañana
o fue un reclamo simplemente
mezclándose la naturaleza de las cosas con mis
ganas.
Carlos Aiub (Poema treinta)




Carlos Aiub fue secuestrado por la dictadura el 10 de junio de 1977. Días después del secuestro, su familia encontró, entre los restos de la casa despojada, un cuaderno con treinta poemas manuscritos. Ahora, treinta años más tarde, los hijos de Carlos Aiub publican esos poemas, bajo el título de Versos aparecidos, inaugurando la colección "Los detectives salvajes", de la editorial "Libros de la talita dorada".

lunes, 23 de julio de 2007

hombre solo


Un hombre solo, se dirá. Un hombre solo escribiendo la piedra. La púa lenta entre los dedos, horadando, desgastando... Un hombre solo, erosionando una larga pared de piedra.
Milena, el Mono Corazzi, Itaca – tierra anhelada-, dirán que dice, el hombre solo. Lo ven trabajar, bajo un cielo plomizo, cuando cae la lluvia, cuando nieva. Siempre. Se acercan, lo llaman, lo toman del hombro, pero se sacude el hombre y continúa, solo, escribiendo la piedra.
Años. Se van éstos, y lo ven otros, y ya no lo llaman, no lo tocan. Está solo, dicen, siempre estuvo.
Y así sigue el hombre, hasta el final, cuando ya no hay más nada y queda, ahora sí, solo, sin piedra y sin historia.

Ferdinando Nannetti nació en 1927, en Roma. Abandonado, vivió toda su vida internado en instituciones hospitalarias. En la sección civil del hospital psiquiátrico de Volterra, durante once años (1961-1972), se dedicó a grabar con las hebillas de sus cinturones, sobre los ciento ochenta metros de pared del manicomio, una enigmática historia.
En esos once años, jamás recibió una visita.

domingo, 22 de julio de 2007

zapatos (I): impresión de treblinka, auschwitz, olimpo y otros genocidios


Los zapatos son siempre el último testigo. Con sus grandes bocas eternamente abiertas, gritan las verdades que sus dueños pagaron con la vida. Es por eso que un asesino meticuloso nunca, nunca, debe abandonar a su suerte los zapatos de la víctima.
Imagen extraída de: www.flickr.com