viernes, 25 de septiembre de 2009

jugando con las palabras...



Claramente, la movida fue organizada por algún grupo de publicistas o políticos de pura cepa. La estrategia es conocida, y no por ello menos pérfida: una voltereta lingüística construye una realidad que nadie podría negar. Se trabaja para que la victoria retórica sustituya patéticas derrotas en el terreno de lo concreto.
El juego con las palabras parece ser nuestra última oportunidad, o tendremos, al menos, la conquista del pronóstico.
Chillen señores, pero el hecho es irrefutable... el 30 de septiembre, pase lo que pase, Argentina - Ghana.

jueves, 17 de septiembre de 2009

derechos

"Tengo derecho a no tener un centro de estudiantes".

Escrito con tiza en un pizarrón del colegio Illia, en Mar del Plata.

martes, 15 de septiembre de 2009

lapsus

Estamos en un hotel de primera línea, en el que ella es jefa. Me saluda acariciándome una mejilla mientras me da un beso en la otra. Luego me hace pasar a un gabinete con una camilla, toallas, almohadas especiales y olor a cítricos. De eso habla en seguida: de aromas. Después de frutas, de terapias, de piedras tibias sobre los nudos  y los chacras. Habla relajada, como si fuésemos amigos, pero mira de reojo el grabador, con su lucecita roja. Más tarde me pedirá que lo apague para hacerme una confidencia, aunque ya le expliqué que el registro es sólo para no tener que anotar todo lo que se diga.
Ella es natural, y espiritual, y comprensiva, y práctica, y seria. Ella es seria: eso es lo más importante -me cuenta-, ser serio en lo que uno hace. No importan las diferencias. "Fijate que para mí -dice-, ya no hay... ya no hay... me sale 'razas sociales', pero no es eso... ¡clases sociales!". Es un lapsus, claro.