viernes, 23 de agosto de 2013

llamaradas


Se mueve la entraña
se tuerce
se troca
se retrueca
crece
para abajo
se hunde
en repliegues
gira
se comprime
late
contenida
y salta
finalmente
en llamaradas
biliosas
viciosas
viscosas
que escupiendo
hipando
rengas
te cuentan
un cuentito
y estiran
una rosa.

Escrito con algún objeto punzante en la parte interior de la cáscara de una mandarina. La reconstrucción llevó meses. Terminó anoche, mientras nevaba.

No hay comentarios: