jueves, 13 de enero de 2011

boomerang


El semáforo está en rojo. Desde la ventanilla del auto estacionado, el muchachito hace un movimiento con la mano y modula excesivamente la frase, como para que se lean los labios:
- ¿Me dejás pasar?
Desde el taxi le devuelven un meneo negativo de cabeza.
-¿No me dejás pasar?
Nuevo meneo negativo de cabeza y frase ininteligible. El muchachito retrocede un poco el auto hasta colocar las ventanillas abiertas a la misma altura.
- ¿Cómo decís?
- Son las reglas del juego.
- ¿Las reglas del juego son que no hay que dejar pasar al otro?
- Sí.
- Qué juego feo, ¿no?
- ...
- ...
El semáforo cambia a verde.
- Bueno, pasá, pasá.
- Muchas gracias.
El auto estacionado acelera moderadamente, y pasa delante del taxi. El muchachito saluda con la mano y se va. La vida continúa. Qué lindo es transgredir las reglas.