viernes, 18 de abril de 2008

perdido

Se me pierde la voz. Dejo de escucharme. A veces mucho ruido alrededor; a veces no es eso.
Busco un parque, uno abierto, en el que pueda sentirme pequeño y, extrañamente, trascendente.
Sé que no todo está en los libros. No todas las voces. Pero insisto demasiado en esa búsqueda.
Podría acercarme a aquel hombre que come en silencio. Hablarle de cualquier cosa. Volver a sentir que tiene algo que decir. A veces soy capaz de hacerlo. A veces lo hago, pero últimamente me vengo perdiendo un poco.


Dejé de oir mi voz cuando más la buscaba.
Levanto la vista y el hombre ya no está.

4 comentarios:

ANONIMO dijo...

ME HAS DEJADO CON LA BOCA ABIERTA, ME DAN GANAS DE CONSOLARTE, DE DARTE MI HOMBRO...OFRECERTE UNA MANO.- ME ENCANTÓ!

Trescaídas dijo...

Gracias, Anónimo.

depending de dibuj dijo...

Señor genio, no es nada particular contra los ipis; tal vez si usted hubiese estado en esa ecovilla durante 5 días de continua lluvia sin luz, ni abrigo, ni playa, ni mucha comida, hubiese pensado como nos.
En todo caso, si todos los jipis fuesen como usted, esto sería una fiesta.
Saludos sus textos, otra y otra vez.

d dijo...

y a mí
que también pasé tiempo sin pasar
me gustó mucho este.

saludos!