sábado, 31 de julio de 2010

génesis (II)

Supongo que algo abotagado por el calor del verano, y una rutina circunstancial de lidiar con esas cosas, en enero de este año andaba pensando en el origen creativo de los personajes, lo que no sería tan grave si, además, no se me hubiera ocurrido escribir esta entrada al respecto. Bué.
El asunto es que hoy leo en el suplemento Babelia del diario El País esta nota del mexicano Emiliano Monge, y me acuerdo de aquella jornada calurosa, y me digo: "¿por qué no hacer otro post lleno de enlaces para que parezca que hice algo cuando en realidad soy lo más parecido a una operadora telefónica de las de antes -a quienes tanto me gustaba ver cuando era chico- que se la pasaban sacando y poniendo clavijas en distintos agujeros de tableros inmensos?".
En fin.

1 comentario:

Caro dijo...

tengo en la cabeza la canción de la farolera...
buena imagen la de la operadora, a mi también me llaman la atención esas cosas.. como los ficheros de la biblioteca, de madera, llenos de pequeñas fichas amarillentas, con nombres escrito a máquina.
un personaje ya nació pero no se cómo hacer para que se levante de la silla, lleva semanas ahí sentada, mojándose los pies.
saludos