sábado, 10 de mayo de 2008

paradise


Por la tarde, Sal me cuenta sus historias.

Me cuenta a mí. Habla conmigo, aunque por momentos entorne los ojos y viaje hacia imágenes de Dean, de Dénver, de la temerosa Rita.

Un rato así, por la tarde.

Por la noche me encuentro de repente trabajando en un bar. Lavo vasos, tazas; trapeo el piso. Una señora que salió con su hija me mira con insistencia mientras le sirvo cerveza. Me dice chistes que no tienen gracia. Amablemente, sonrío.
Luego pensaré en enormes carteles de neón que ya no existen. En ambientes de humo y madera pegoteada; borrachines dormitando en una barra, y así. Todos estereotipos. Durante un rato juego a sentirme como Sal, o como otro Sal.
Después, con menos épica y algo de terror - lo admito- casi puedo escuchar a Phil diciendo: "Sam, también los hay aquí". Y se rompe el encanto.

6 comentarios:

d dijo...

sr. vine hasta acá para decirle,
comentarle,
sus últimos dos posts me han gustado mucho.
saludos,
le deseo siga viajando.

Trescaídas dijo...

Gracias, Don D. Le mando un abrazo.

Anónimo dijo...

Que pasa nen! soy tu amigo Alteano David estevez, estoy alucinando con las historias estas de tus andanzas y estew blog qure me parece la leche.

La familia bien?
cuando dejas de viajar?
Saludos y muchos besos de tu colega, aunque no escriba te sigo en tus viajes. chaoooooooooooo

Trescaídas dijo...

David, qué alegría leerte, como siempre... no sé hasta cuándo seguirá el viaje, por ahora desarrollándose en la costa atlántica de Colombia. Ya te contaré.
Me alegra que sigas la ruta, y que pases también por acá.
Te mando un abrazo grande.

depending de dibuj dijo...

Mire usted qué cosa: entro a mi blog, leo su comentario, entro a su blog, leo su entrada y debo decirle que Salvatore Paradise -o su versión extremadamente borracha, Jack Doluoz, o ése que verdaderamente escribe y que es todos- me llena de emoción, de hastío, pero más de emoción.
Abrazo amigazo.

Trescaídas dijo...

Depending... un abrazo. Pronto nos veremos.