martes, 19 de enero de 2010

ultramar II

Hace exactamente un mes publicaba este post en el que proponía -impunemente- una serie de zonceras sobre la relación entre la literatura latinoamericana y el viejo continente. Leo hoy la crónica de una entrevista a Iván Thays, publicada en Página/12. Dice cosas como ésta: “Me afecta mucho que en las mesas de novedades siempre están los libros de autores españoles o los extranjeros traducidos por Anagrama o Acantilado. Si hay una novedad de un autor latinoamericano, está en una mesa que se llama narrativa o literatura latinoamericana. ¿Por qué no pueden aceptar que los latinoamericanos somos también parte de esa lengua y que deberíamos estar en la misma mesa de novedades? ¿Por qué los españoles, salvo Cercas y Vila-Matas, no hablan de Bolaño cuando es lo mejor que ha aparecido en castellano?".
Y bué.

9 comentarios:

Ex-compi dijo...

No es bueno etiquetar la creatividad, la literatura es una de las artes mas grandiosas que existen, y aunque por desgracia siempre existe las etiquetas, nunca, y lo digo con voz alta las creaciones literarias en español, gana con creces a mucha de la literatura en otro idioma, y que puedo decir de escritores nacidos en latioamérica, son de admirar, y yo como española nacida en España, admiro y leo a escritores del otro charco que siempre aportan una belleza en sus escritos, y por mi parte es de agradecer que se siga escribiendo en español por gente que tuvo que sufrir una conquista tan destrozadora como fue la española, aun os ha marcado. Desde aquí, gracias por escribir en español y por hacer grande una de las lenguas mas extendida en el mundo, y con grandes creaciones literarias, yo estuve enamorada de Pedro Páramo, gracias a Juan Rulfo.

Trescaídas dijo...

Comparto, Ex-compi, la resistencia a las etiquetas... sobretodo cuando son producidas, impuestas, camufladas y sostenidas por los mercados. Desde luego caben muchas preguntas frente a un tema tan abierto como éste (¿se puede hablar de identidad literaria argentina, peruana, uruguaya, latinoamericana, española, holandesa...?; ¿en qué consiste esa identidad?; ¿cómo se construye?).
Lo que es innegable es que hay ciertos desequilibrios en la producción y circulación de libros en el ámbito de la lengua española... y no sólo por responsabilidad del mercado editorial español (aunque ésta sea grande).
El asunto es complejo, y yo -honestamente- no me siento en condiciones de aportar ideas frescas u originales... Me basta con plantear la intuición de que es importante que se hable (y se escriba) sobre estas cosas. Y me alegra que pases por acá, invocando a Rulfo.
Un abrazo.

néstor dijo...

Estimado 3C, me suena un tanto inocente lo de Thays. A esta altura del desarrollo capitalista alarmarse por la lógica del mercado...
Me parece más interesante la pregunta que se hace ud, sobre el tema "identidad". Carajo que da para mucho eso. Desgraciadamente hoy mi marulo no está para esas nueces, pero es un tema que me interesa deshilachar. Prometo, en próximas, intentar arrimar algo al respecto.

abrazo grande.

Trescaídas dijo...

Néstor, es cierto, es un poco naif la alarma de Thays sobre la lógica del mercado... admito, de todos modos, que me gusta que sigan existiendo pataleos frente a ella (aunque tomen el tono de la alarma). Esto, lo sé, también es un poco naif.
Y sí, a mí me parece también bastante más interesante el tema de la identidad: peludo asunto.
Arrime cuando quiera, sabe que será bien recibido. El tema da para un rato largo.
Le mando un abrazo.

Carito dijo...

gracias por pasar. el debate me ha dejado pensando, pero no me atrevo a escribir nada por ahora... le dejo un abrazo grande.

Martín dijo...

Interesante, pero demasiado inocente lo de Thays: ¿a quién le puede importar bajo que caratula esten distribuidas las novedades editoriales? Porque además Thays no está pensando en configuraciones de identidad o imaginarios post-coloniales, le preocupe la etiqueta y la mirada rectora de occidente. España es un excelente mercado. Punto. Qué hablen de quien quieran y que en todo caso se preocupe los descendientes de bolaño... en fin... no se porque no vuelvo mas seguiro por acá, me gusta este blog. Y genial que alguien mas recuerde esa película, en cuanto sepa algo, prometo avisar!! Abrazo!!

Trescaídas dijo...

Justamente, Martín, ahí está el punto sensible para mí: ¿por qué a Thays -pero no sólo a Thays, ni mucho menos-, le preocupan la etiqueta y la mirada rectora de occidente (o europeas, para ser más precisos)? ¿Por qué seguimos definiéndonos a partir de ellas? Es algo que trasciende las reglas del mercado, o en lo que el mercado se sustenta, en todo caso, en gran medida.
Espero seguir este tema en otros posts, venga cuando quiera.
Abrazo.

Carito dijo...

del lado prescindible: Hace unos pocos días vi la nueva peli de Fatih Akin, "Al otro lado". Uno de los personajes tiene una librería turco-alemana en Estambul, en un momentito se alcanza a ver, hacia el fondo de la librería, un afiche publicitario de Isabel Allende. Después miro la entrevista que le hacen al director y escucho que nombra "Crónica de una muerte anunciada". Más alla de lo pertinente que puede haber sido ese comentario en el contexto de la entrevista y en relación con lo que venía explicando, porqué la redundancia del Boom...el realismo mágico y no Rulfo, la globalización y, nuevamente, la identidad..
saludos.

Carito dijo...

"stanley hook llegó a Melody Spring un jueves de noche con un sapo en la mano
"oh sapo" le decía "sapito mío íntimo mortal y moral y coral
no preocupado por esta finitud
no sacudido por triste condición furiosa" le decía"

Gelman.
saludos!