jueves, 22 de septiembre de 2011

fragmentos de un inexistente diario de viaje (II)

9/6/2008

Emily es una niña. Habla con voz infantil, a la que imprime una fuerza impostada; como si quisiera responder a una amenaza antes de que ésta ocurra.
Emily está embarazada. Su papá la dejó embarazada. Ella dice preñada.
Una noche, cuenta, se despertó con alguien dentro de su cama. Cuando se fue, reconoció a su padre.
Él ahora está preso. Es sicario.
- Mata gente, dice Emily.
El hermano de su padre también es sicario.
- Si él no te puede matar a tí ahora averigua tu nombre y apellido, mueve unos santos, y tú te mueres.
Una señora, en la mesa de al lado, se persigna y nombra a dios.
El tío de Emily no quiere que sus hijos sigan su camino. A uno de ellos no le gusta estudiar. Él lo amenazó con matarlo si deja la escuela. Presumo que al tío de Emily no le gusta hablar con metáforas.
- ¿Cómo se llama tu padre?, le pregunta otra señora a Emily.
- Venancio.
- Ahora tendrás que ponerle Venancio a tu niño, dice la señora.
Emily no quiere decir en la escuela que está embarazada, para que no la echen. Ya echaron, por ese motivo, a dos compañeras.
Emily no come sus lentejas. No le gustan.
Emily tiene catorce años. Emily es una niña.

No hay comentarios: