jueves, 22 de septiembre de 2011

fragmentos de un inexistente diario de viaje (IV)

28/6/2008

El programa de actividades anuncia la proyección de cortometrajes en ese lugar, ese día, a esa hora. Me acerco a la mesa de entrada para saber si ya se puede pasar a la sala. La muchacha a cargo de informes me dice que ha habido un cambio en la programación, y se proyectará una película que no me interesa. Pregunto cuándo, entonces, se podrán ver los cortos. Como si me estuviese explicando una obviedad, levanta sus manos y dice:
- Bueno, cuando indique el programa.
Creo que agradezco antes de irme, pero no estoy seguro: algo me aturde.

1 comentario:

Caro dijo...

remedio para todos los males: escuchar Lua de San Jorge, o, si te va mejor la solución decimonónica- telenovelera, tomarse un té, desmayarse, perder la memoria, la vista y la libertad. Ser rescatado por un hermano gemelo que antes de morir quiere resarcir al mundo, llamarte Juan Alberto de Los Lagos. Revisar, periódicamente, el programa y esperar la llegada de los cortos. Por aquí también, se vienen los cortos del Festifreak, pero es una la que anda a veces desfasada de programa.
un abrazo!