jueves, 30 de agosto de 2007

una historia sencilla



Hay historias que emocionan, que convocan a las lágrimas al tiempo que invitan a aferrarse a la vida.
Julio Bazán, una vez más, nos cuenta una de ellas.

2 comentarios:

depending de dibuj dijo...

No puedo creer pobre Jorge, que historia de la concha de la lora. Hay que ser un drogadicto de mierda para hacerle esas cosas a la fuckin madre fauna de la putísima madre que los parió yunkies mugrientos criminales piqueteros.

Trescaídas dijo...

Oh, la de Jorge es una historia que debería hacernos reflexionar. De la mano de Bazán, nuestro gran cronista argentino, deberíamos sensibilizarnos con las bondades de la vida sana, lejos de las drogas y la frontera china. Hay manifiestas intenciones de varios canales especializados en realizar documentales sobre Jorge y los muchachos del Centro "Hay luces allá". Tal vez pronto todos lloremos con esta historia frente a la pantalla chica.
Mientras tanto, te sugiero sosiego, Depending de Dibuj. Fuma algo y escucha música tranquila.