domingo, 2 de septiembre de 2007

cosa de mujeres




A través del blog de Funes, llego a una nota de Fogwill sobre ciertos conceptos alrededor de la actividad de leer.
Dice en uno de los pasajes: "El siglo XIX, del cual es tributario el mito de la cultura letrada, concibe la lectura tal como la representa el afiche de Grasset: una actividad nocturna, burguesa, urbana, doméstica, pasiva y femenina..." .
La mención de Fogwill me recuerda un breve diálogo con un amigo, que me llamó la atención entonces, y ahora entiendo por qué. Hablábamos sobre las reseñas que recién comenzaba yo a escribir para un suplemento cultural.
- Te gusta leer novelas, ¿no?, me preguntó.
- Sí, me gusta.
- Yo nunca les di mucha bola, siempre me parecieron cosa de mujeres.
Desde luego, su intención no era ofenderme.

2 comentarios:

M.V. dijo...

buena la nota de Fogwill. Tuve la suerte de conocer a este viejo loco en Paris hace un año y me pareció (como se deja entrever en la nota)un tipo sincero. Concuerdo con él en éso de la avidez por poseer, será que en realidad el saber depende del ser y no del tener. En cuanto al planteo del post, quizás en algo sea cierto lo de "pasivo-femenino", en que quizás intervenga una parte más receptiva de nuestros hemisferios. Yo me sigo preocupando por detectar al minúsculo sendero que es como el switch off de mis batallas interiores.

Trescaídas dijo...

Hace casi dos años que le vengo insistiendo a mi psicóloga para que me diga dónde está el bendito switch off... si usted dice que es un minúsculo sendero, ya me estoy consiguiendo unas zapatillas de trecking...